LADRO, LUEGO EXISTO

¡Aúuuuu! La nostalgia me carcome, cuando me iba a imaginar que me encariñaría tanto con esos demonios de gatitos que me trajeron del tingo al tango durante su estancia en la cueva. Dicen que así es el amor, llega de repente y cuando te das cuenta que lo sientes es porque se ha ido para no volver.

Y es que para mí los gatos eran todos iguales antes de conocer a mis mininos: simples animales peludos a los cuales perseguir, cuyos sentimientos y andares me importaba un cacahuate (bueno, menos… los cacahuates sí despiertan mi interés, son muy ricos, ¡yomy!). Pero ahora siento que ya no podré corretear a ningún felino sin sentir que les estoy fallando a mis gatitos.

La verdad es que me domesticaron poco a poco. Primero, se acercaban a mí y me miraban fijamente para regresar corriendo a su camita. Luego se fueron aproximando más, yo sólo los miraba de reojo, muy seriecita y orgullosa, hasta que un día, de repente los muy confianzudos ya se trepaban en mi lomo, me enterraban las garritas, mordían mis patitas y hasta se apropiaban de mi pelota (en lo que nunca cedí fue en las croquetas, una tiene sus límites).

Blanco era el más osado de todos (y el más cariñoso). Él y Manchas cafés (el tiernuchis) se fueron a vivir cada uno con unos humanos que sospecho son de la misma camada que El que ya me pela porque se parecen un montón. Colores (el tímido y más apegado a mí), Ojos azules (el astuto) y Ojos cafés (el valiente) se fueron con la mamá y el líder mayor de todas las manadas de los humanos antes mencionados para que les encontrarán cueva entre sus amistades.

Uno a uno vi como los humanos los tomaban en sus brazos, los llenaban de mimos y desaparecía con ellos. Se me estrujaba más y más el corazón conforme mis gatitos se iban. Permanece estrujado. Intenté esconderlos debajo de la cama de mis humanos para que no se los llevaran, pero fue inútil, su deseo de conocer el mundo fue más fuerte y nos condenó a vivir separados.

El otro día escuché que antes de dormir al Cachorro La que me da de comer le decía viendo uno de esos rectángulos rellenos de hojas de papel: “Sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible para los ojos”. Y me reconforté cayendo en la cuenta de que tengo un corazón con una vista agudísima, pues en él caben mi manada y mis gatitos, y aunque nunca vuelva a jugar con ellos o sentir sus garritas en mi nariz tratando de despertarme, siempre los recordaré cada vez que encuentre jitomatitos en un baldío o escuche el movimiento de una sombra entre la maleza durante mis paseos nocturnos.

Claro que además de todas estas reflexiones tan sentidas, también ayudó a mi ánimo ese arbolito que pusieron en medio de la sala que Bruno ya bautizó y que esta lleno de juguetes deliciosos para morder. ¡Osh! De hecho, ahí viene La que me da de comer para quitarme esta pelota brillosa que está buenísima, ¡a correr!

Comentarios

MÁS EN ÉCHAME EL PERRO

NOTICIAS

¿DEBO ANESTESIAR A MI PERRO ANTES DE VIAJAR?

La mejor respuesta es ¡No!, ya que durante un vuelo, aunque sea en cabina o en la bodega de carga, la presión de aire baja y puede dificultarle la respiración a tu perro, y más a los que tienen el hocico corto, como por ejemplo, los de raza Pugs o los Bulls. También los tranquilizantes […]

Leer más »

LADRO, LUEGO EXISTO

RETIEMBLA LA TIERRA

Han llegado hasta nosotros noticias funestas de nuestro antiguo hogar. La tierra se estremeció y muchas cuevas cayeron o quedaron severamente dañadas. La que me da de comer y El que ya me pela están conmocionados, pero por fortuna todos los que queremos están bien. Lo positivo es que los humanos están reaccionando como perros. […]

Leer más »

EL DIVÁN DEL CAN

PALETAS DE HIELO PARA PERRO

¡Hola Diván! ¿Me pueden ayudar con una receta de paletas heladas para perro? Como saben ha hecho mucho calor, y mi pobre perrito sufre de ello. Pero entre tanta información de los alimentos que no debe comer un can, no me atrevo a hacerlas. Gracias. Andrea Morachis

Leer más »

RAZAS

EL DOGO DE BURDEOS

Este can es uno de los perros de presa franceses más antiguos, probable descendiente de los alanos. Se le utilizaba para la caza mayor (principalmente del jabalí), en combates, así como para cuidar las casas y el ganado al servicio de los carniceros. Han existido diferentes tipos de dogos franceses: el tolosano, el parisino y […]

Leer más »