LADRO, LUEGO EXISTO

Pobre Bruno, le tocó que le metieran cuchillo. Y es que no sé por que extraño motivo La que me da de comer y El que no me pela vinculan el mal genio y la agresividad de Bruno con sus testículos, así que después de varios intentos por controlar su carácter, decidieron castrarlo.

La idea ya estaba en el aire desde hace unas semanas en las que Bruno ladraba sin control y no me dejaba tranquila, quería montarse en mí todo el tiempo (imagínense qué ridículo, con su tamañito). En fin, ya me tenía azorada. La que me da de comer le propuso a El que no me pela la esterilización de Bruno, pero él se negaba aduciendo que no tenían derecho de privar al perrillo de su virilidad. Por lo visto la solidaridad de género trasciende a las especies.

Así pensaba El que no me pela hasta el día en que le tocó sacar a Bruno de paseo y éste se encontró con un humano con un aroma igual al del que lo maltrató antes de que llegara con La que me da de comer. Cuenta Bruno que iban pasando frente a una construcción y en eso salió un hombre cuyo olor a cemento desató todos los recuerdos de su tortuosa infancia: los golpes, las patadas, los escobazos, los gritos, el hambre, la sed, el temor permanente… y cuando se dio cuenta sus mandíbulas ya estaban enterradas en la pierna de ese desconocido que revivió el horror en su mente y corazón.

Claro que El que no me pela no entendió nada de lo que estaba pasando por la mente de Bruno porque no hablamos precisamente el mismo idioma. Sólo supo que tuvo que disculparse muchísimo y pagar los gastos médicos del sujeto. Al llegar a casa Bruno corrió a esconderse debajo de la cama y La que me da de comer se fletó todos los ladridos de El que no me pela. Al final, él fue quien decidió que la castración de Bruno era sumamente necesaria (no fuera a morder al Cachorro en un arranque de ira) y llamó al señor de la bata blanca y los piquetes para programar la cirugía.

Llegó el día siguiente y Bruno permanecía debajo de la cama sin conocer lo que le deparaba el destino. Yo traté de advertirle, pero no entendí muy bien todo el asunto hasta que regresó por la tarde sin poder caminar mucho y bastante atarantado. Me dejaron acercarme a él, pero al parecer le dolía moverse porque no quiso jugar conmigo por un par de días. De ahí en fuera, para mí seguía siendo el mismo neurótico y no había ningún cambio notable en él.

El que no me pela y La que me da de comer se sintieron muy decepcionados porque al parecer su plan no había tenido éxito: Bruno seguía ladrando como loco y su agresividad no había disminuido. Sin embargo, con el paso de los días su aroma cambió, ya no intenta montarme y su neurosis disminuyó un poquito, no crean que tanto, pero sí anda más relajado y menos obsesionado con la onda territorial que traía antes.

Creo que además de la castración, también ha influido el hecho de que El que no me pela ha sido muy amable con Bruno desde que lo operaron, haciéndolo sentir seguro y protegido (otra vez la solidaridad de género… bueno, acepto que estoy un poco celosa).

No cabe duda de que soy muy afortunada de vivir desde cachorra con una manada que me cuida y me ama, pues el maltrato puede dejar heridas en el alma mucho más profundas y dolorosas que las que le quedaron a Bruno donde otrora habitaban sus “encantos”.

Comentarios

MÁS EN ÉCHAME EL PERRO

NOTICIAS

COMPAÑEROS ANCESTRALES

Todo indica que el gusto de los humanos por convivir con los canes y compartir nuestra comida con ellos tiene más tiempo del que se pensaba. Un grupo de investigadores halló recientemente en Predmostí, República Checa, los restos fósiles de tres perros del paleolítico que datan de hace 26 mil años, uno de ellos con […]

Leer más »

LADRO, LUEGO EXISTO

“ESTE ES TU HIJO…”

  Parece apenas ayer cuando las travesías en la lata con ruedas no resultaban tan complicadas, pero imagínense cómo son las cosas ahora que debemos acomodarnos en ella tres humanos e igual número de perros, más todos los cachibaches que cada uno necesita.   Dice La que me da de comer que parecemos familia Burrón. […]

Leer más »

EL DIVÁN DEL CAN

PALETAS DE HIELO PARA PERRO

¡Hola Diván! ¿Me pueden ayudar con una receta de paletas heladas para perro? Como saben ha hecho mucho calor, y mi pobre perrito sufre de ello. Pero entre tanta información de los alimentos que no debe comer un can, no me atrevo a hacerlas. Gracias. Andrea Morachis

Leer más »

RAZAS

HOVAWART UNA RAZA DE PERRO GUARDIÁN

El Hovawart es una raza de perro de origen alemán. Su nombre significa “perro guardián de la propiedad” pues originalmente se utilizaban para cuidar terrenos. La raza se originó en la región del Bosque Negro y las primeras referencias y pinturas las encontramos desde la edad media. ¿Es para tí?El Hovawart es un perro de […]

Leer más »