LADRO, LUEGO EXISTO

A La que me da de comer le ha dado por poner al Cachorro panza abajo en una mantita de colores que tiene unos juguetitos que le encantan al pequeño (yo me abstengo de morderlos porque seguro se pondría muy triste si se los quito). Al principio no le gustaba nada esta posición, pero ahora le fascina y puede pasar mucho rato así. Cuando esto sucede, yo aprovecho para ponerme a un ladito y tomar mi siesta. La que me da de comer nos tiene a la vista mientras hace algo frente a una pantalla con botones.

Así estábamos el otro día, yo dormía profunda y plácidamente cuando de repente me despertaron unos ligeros golpecitos en mi lomo. Eran muy diferentes a las caricias de La que me da de comer, con movimientos un poco bruscos, pero agradables. No me movía porque era una especie de masaje muy relajante. Lo que me hizo desamodorrarme fue un repentino jalón de pelo que tuve la certeza que no provenía de mi humana.

Volteé a ver quién me había hecho la maldad y en eso vi cómo el Cachorro se arrastraba a mi lado, ¡logró llegar hasta mí por sí mismo! Soltó una carcajada que sacó de la hipnosis en la que estaba sumida a La que me da de comer, quien ladró muy agudo de la emoción. Por supuesto yo compartí la exaltación del momento y me abalancé a darle de lengüetazos al Cachorro, que se reía aún más al tiempo que mi humana trataba de separarme de él.

Estoy emocionadísima, pues desde ese día el Cachorro se arrastra con mucho ánimo por toda la cueva. Yo lo sigo por todos lados para asegurarme de que nada le pase y jugar con él cuando me avienta la pelota para traérsela de regreso. Mis humanos están fascinados, pues la verdad es que a ellos nunca los he pelado mucho cuando quieren que vaya por algo… Pero con el Cachorro es diferente. Todo. Con él me nace ser delicada y paciente, jugar y aguantar sus mimos un tanto rudos. Es que es tan tierno. Tan frágil. Tan adorable.

Y tan compartido. Él no duda en darme de su escasa comida (que ha mejorado bastante en las últimas semanas, ahora ya come pollito) y lanzarme todos sus juguetes. Bruno no ve las cosas de la misma manera que yo, huye cada que el Cachorro se acerca y toma muy mal que le arroje objetos. La que me da de comer le dice al pequeño que no debe hacerlo, pero al parecer a él le divierte enormemente ver a Brunito salir corriendo para esconderse debajo de la cama o detrás de los muebles. Confieso que a mí también me causa bastante gracia.

Creo que el Cachorro se ha dado cuenta de que caminar en cuatro patas es mucho más práctico que hacerlo en dos como los humanos, pues de repente se levanta apoyándose en sus manitas y rodillas para balancearse. Seguro lo aprendió de nosotros. Conforme sus patitas vayan haciéndose más fuertes le enseñaré cómo caminar con porte y correr a toda velocidad tras su presa, como un buen perro. ¡Ay, nuestro Cachorro! ¡Cómo me llena de orgullo!

Comentarios

MÁS EN ÉCHAME EL PERRO

NOTICIAS

APRENDE A TOMAR FOTOS DE TU PERRO CON NIKON

Oigan, ¿tienen planes para este 25 de junio? ¡¿Nooo?! Pues les tengo uno excelente. Nikon school te invita a Pet walk, para que aprendas técnicas de retrato con la guía de un profesional. ¿Dónde? En el Parque Hundido, en la Del. Benito Juárez, CDMX. ¿Cuándo? Este 25 de junio. ¿Costo? Con perrito $400.00 pesos y sin perrito $300.00 pesos. Para […]

Leer más »

LADRO, LUEGO EXISTO

MADRE SOY

Casi no recuerdo a mi mamá, estuve muy poco tiempo con ella. La que me da de comer ha sido mi figura materna desde entonces y, por obvios motivos, la comunicación no siempre es la más fluida entre nosotros pero el amor que sentimos la una por la otra nunca se presta a malentendidos. Sin […]

Leer más »

EL DIVÁN DEL CAN

PALETAS DE HIELO PARA PERRO

¡Hola Diván! ¿Me pueden ayudar con una receta de paletas heladas para perro? Como saben ha hecho mucho calor, y mi pobre perrito sufre de ello. Pero entre tanta información de los alimentos que no debe comer un can, no me atrevo a hacerlas. Gracias. Andrea Morachis

Leer más »

RAZAS

EL PERRO DOGO DEL TÍBET

También conocido como Mastín Alemán es una raza originaria del Tíbet, es considerada como la raza de donde derivaron todas las razas de montaña grandes y de todos los mastines. En la antigüedad, según testimonios Dogo del Tíbet era empleado por los asirios como perro de guerra y para la custodia de los prisioneros. En […]

Leer más »