LADRO, LUEGO EXISTO

Creo que la bipolaridad de La que me da de comer es contagiosa. No sé que me pasa en los últimos días que no sé bien a bien a quién hacerle caso o qué está permitido y qué no en la cueva. Estoy confundida y un tanto ansiosa, aun cuando todo marcha “bien” siento como si a mi manada se le estuviera escapando el rumbo y tuviera que hacerme cargo… Claro que ni La que me da de comer ni El que ya me pela me lo permiten, lo que me genera más incertidumbre y mucha frustración.

Mi relación con El que ya me pela es cada vez mejor, aunque no es muy expresivo, siento que me quiere mucho y se preocupa por mi bienestar como antes no lo hacía. Además me deja ser libre: salimos a pasear sin correa, puedo irme corriendo a explorar sin pedirle permiso, no se enoja si no atiendo a su llamado, me deja abrazar a las personas y no se molesta si juego a las luchitas con él o le ladro cuando quiero algo y no me lo dan.

Todo lo contrario a La que me da de comer que es toda autoritarismo y restricciones: “bájate del sillón”, “no sales si no dejas de ladrar”, “siéntate”, “no brinques”, “silencio”, “nunca sin correa”… Lo peor es que algunas veces me lo dice de buen modo, otras ladrando y las menos en un tono que sí me hace cuadrarme.

Esta diferencia de trato no sólo me confunde a mí, sino que ha generado problemas entre mis humanos. Al parecer, a La que me da de comer le molesta mucho que El que ya me pela no sea más estricto conmigo, y él asegura que soy ingobernable y no tengo remedio (¿qué querrá decir eso?), que tienen que aprender a aceptarme y vivir conmigo.

La gota que derramó el vaso fue que el otro día sin querer derribé la silla del Cachorro. Ante una distracción de La que me da de comer me aventuré a subirme en la silla y lamerle al pequeño los restos de comida que quedaban en su hocico. Mi humana me descubrió y me ladró muy fuerte. Yo me asusté, tropecé y empujé la silla sin querer.

Afortunadamente, La que me da de comer alcanzó a evitar que el Cachorro azotara en el piso, yo sólo quería explicarle que no había sido mi intención lastimar al pequeño que no dejaba de llorar, pero ella comenzó a ladrarme horrible y yo estallé devolviéndole los ladridos en un tono más fuerte. Creo que eso la hizo enojar más, porque me exilió al jardín donde pasé toda la tarde sola mientras Bruno gozaba de mimos y jamón dentro de la cueva.

Cuando El que ya me pela llegó del trabajo, La que me da de comer y él tuvieron una larga y seria conversación, donde decidieron que mi humano y yo iremos juntos con un encantador de perros (espero que no sea región 4 como el que iba a nuestra antigua cueva).

La noticia me cayó como bomba, lo único bueno es que El que ya me pela me acompañará para hacer el terrible entrenamiento más llevadero… ¿Y si le propongo escaparnos mientras La que me da de comer piensa que estamos ahí? Tal vez funcione…

Comentarios

MÁS EN ÉCHAME EL PERRO

NOTICIAS

¿CÓMO HACER UNA SILLA DE RUEDAS PARA PERRITOS MINUSVÁLIDOS?

Las opciones para hacer algo así son muchas: metal, plástico, madera. Lo que sepan manejar con comodidad. En mi caso elegí PVC, ya que los tubos de este material se consiguen con facilidad en cualquier ferretería. Vamos a necesitar lo siguiente: Materiales: Caño de 1,5 ” (pulgada y media) de PVC para desagüe. Con una […]

Leer más »

LADRO, LUEGO EXISTO

MADRE SOY

Casi no recuerdo a mi mamá, estuve muy poco tiempo con ella. La que me da de comer ha sido mi figura materna desde entonces y, por obvios motivos, la comunicación no siempre es la más fluida entre nosotros pero el amor que sentimos la una por la otra nunca se presta a malentendidos. Sin […]

Leer más »

EL DIVÁN DEL CAN

PALETAS DE HIELO PARA PERRO

¡Hola Diván! ¿Me pueden ayudar con una receta de paletas heladas para perro? Como saben ha hecho mucho calor, y mi pobre perrito sufre de ello. Pero entre tanta información de los alimentos que no debe comer un can, no me atrevo a hacerlas. Gracias. Andrea Morachis

Leer más »

RAZAS

EL PERRO DOGO DEL TÍBET

También conocido como Mastín Alemán es una raza originaria del Tíbet, es considerada como la raza de donde derivaron todas las razas de montaña grandes y de todos los mastines. En la antigüedad, según testimonios Dogo del Tíbet era empleado por los asirios como perro de guerra y para la custodia de los prisioneros. En […]

Leer más »