LADRO, LUEGO EXISTO

Hoy fue uno de los días más felices de mi vida. Ya me hacía falta una experiencia novedosa que me revitalizara, porque la verdad después del accidente de Bruno y la triste partida de los cachorros de la Negra andaba algo malhumorada.

La que me da de comer y El que ya me pela nos subieron al Cachorro, Bruno y a mí a la lata con ruedas. Todos nos emocionamos mucho porque nos encanta viajar, pero no imaginábamos a dónde nos llevarían. Después de un rato de camino llegó a mí un aroma salado y muy particular que ya antes había despertado todos mis sentidos: ¡era la masa de agua ruidosa que vimos cuando llegamos a estas tierras!

Bruno y yo nos emocionamos muchísimo cuando la lata con ruedas se detuvo y El que ya me pela nos abrió la puerta, salimos disparados a perseguir el agua fría y salada que se acercaba y se alejaba constantemente, haciendo woosh, splash woosh, splash… y se estrellaba contra la tierra dorada que se escurría entre mis patitas.

Yo me metí a nadar casi de inmediato, pero Bruno parecía estar muy molesto con el agua: no paraba de ladrarle y correr de un lado a otro tratando de morderla. Lo valiente le duró hasta que no calculó bien sus pasos y el agua le dio una revolcada de la que lo tuvo que rescatar El que ya me pela. Para reparar su orgullo, se fue a bautizar unos árboles de extrañas hojas y enormes pelotas colgando de lo más alto.

Justo cuando me estaba haciendo amiga de tres pequeños humanos, La que me da de comer vino por mí y me llevó a un lugar con sillas y mesas. Yo le ladraba y le ladraba porque quería seguir nadando, pero no me hizo caso. Me puso la correa y me amarró a la pata de su silla. Ni la galletita que me compartió pudo tranquilizarme, ¡yo quería ir a jugar!

Intenté zafarme pero parecía imposible. El Cachorro nada más se reía de mis esfuerzos por recuperar mi libertad. A lo lejos vi a los pequeños humanos jugando con una irresistible pelota, así que me jale y jale hasta que logré romper la pata de la silla. Mi humana cayó a la arena (¡ups!, a las risas del Cachorro se sumaron las de El que ya me pela), pero yo pude correr feliz a robarles la pelota a mis nuevos amigos y jugar a perseguirnos en el agua.

Fue increíble entrar al agua salada en movimiento y sentir el viento en mi nariz mientras corría para escapar de las pequeñas manos de mis amigos que trataban de robarme la pelota. Luego empezaron a arrojarse tierra dorada entre ellos y a mí también me tocó un poco (he de decirles que no sabe muy bien). Me la pasé bomba y creo que ellos también.

Después de un rato mis humanos y Bruno me alcanzaron en la tierra dorada. La que me da de comer y El que ya me pela se turnaron para meterse conmigo al agua salada porque había que cuidar del Cachorro y de Bruno. Nos fuimos hasta que el sol dejó de verse y el cielo se tiño de rosa con naranja.

Ahora Bruno y yo tenemos mucha comezón por todo el cuerpo, dice La que me da de comer que necesitamos un baño. Pero esa ya será otra aventura, por lo pronto trataré de dormir y espero soñar con los tres pequeños y divertidos humanos. Soy feliz, muy feliz.

Comentarios

MÁS EN ÉCHAME EL PERRO

NOTICIAS

PRÓTESIS PARA PERROS CASTRADOS

Muchos humanos se resisten a castrar a sus perros porque sienten que dañarán su autoestima de una forma irreparable a la hora de extraerle los testículos. Gregg Miller, un empresario estadounidense, vio en esta empatía hacía la virilidad canina un nicho de mercado y decidió crear unos implantes de testículos para perros. La idea puede […]

Leer más »

LADRO, LUEGO EXISTO

MADRE SOY

Casi no recuerdo a mi mamá, estuve muy poco tiempo con ella. La que me da de comer ha sido mi figura materna desde entonces y, por obvios motivos, la comunicación no siempre es la más fluida entre nosotros pero el amor que sentimos la una por la otra nunca se presta a malentendidos. Sin […]

Leer más »

EL DIVÁN DEL CAN

PALETAS DE HIELO PARA PERRO

¡Hola Diván! ¿Me pueden ayudar con una receta de paletas heladas para perro? Como saben ha hecho mucho calor, y mi pobre perrito sufre de ello. Pero entre tanta información de los alimentos que no debe comer un can, no me atrevo a hacerlas. Gracias. Andrea Morachis

Leer más »

RAZAS

EL PERRO DOGO DEL TÍBET

También conocido como Mastín Alemán es una raza originaria del Tíbet, es considerada como la raza de donde derivaron todas las razas de montaña grandes y de todos los mastines. En la antigüedad, según testimonios Dogo del Tíbet era empleado por los asirios como perro de guerra y para la custodia de los prisioneros. En […]

Leer más »