LADRO, LUEGO EXISTO

El Cachorro ya se está poniendo más interesante. Siempre ha sido adorable y me encanta compartir con él las canciones e historias que La que me da de comer le cuenta todas las noches, pero mi interacción con el pequeño no pasaba de unos cuantos manotazos cuando me acercaba a la extraña silla con ruedas en la que lo sientan.

Sin embargo, parece que la situación empieza a cambiar. El Cachorro ya se sienta solito y puede comer otras cosas además de su leche. Yo compartí la emoción de La que me da de comer en cuanto me anunció la noticia, pero me desconcerté un poco al percatarme de que la “comida” del Cachorro es bastante diferente a la de toda la manada, incluso mis croquetas se ven más apetitosas que esos menjurjes de pálidos colores e insípido sabor que le sirven en cantidades irrisorias.

La única ventaja es que las sesiones de alimentación del Cachorro me están sirviendo para comenzar mi entrenamiento con el pequeño. La rutina es muy simple: mientras La que me da de comer se planta frente al Cachorro y le embute unas cuantas cucharadas de la espesa mezcla, yo me siento pacientemente al lado y lo observo con insistencia. En cuanto atrapo su atención le meneo la cola, muevo mis patitas y le pongo carita tierna. Luego, cuando La que me da de comer lo deja jugar con los restos de comida, yo me acerco un poco más y atrapo con mucho entusiasmo cualquier cosa que el Cachorro arroja fuera de su plato.

A él le divierte mucho verme saltar y correr de un lado a otro de su silla para ganarle el bocado a Bruno. Claro que la comida que nos avienta no me emociona pero ni tantito, pero eso no es lo importante, mi objetivo es que el Cachorro se la pase bomba compartiendo su alimento conmigo, pues estoy segura de que no siempre comerá brebajes aburridos, llegará el glorioso día en que integren jamón y otras delicias a su dieta, y yo estaré ahí para recibirlas con las fauces y el corazón abiertos.

Claro que La que me da de comer y El que ya me pela no entienden el trabajo que estoy haciendo y tratan de alejarme del Cachorro cuando está comiendo (en particular les molesta cuando le lamo sus manitas, ¡pero él se ríe tanto!).

Aun así, yo no cejo en mi esfuerzo por hacer del pequeño un humano generoso y amoroso, y creo que voy por buen camino. Ahora me pone mucha atención y no sólo me comparte su comida, sino también sus juguetes. Esos sí no me atrevo a agarrarlos porque mis humanos han sido muy claros en que no quieren que me acerque a ellos, pero se aprecia la intención del Cachorro.

No sé, pero ya le estoy agarrando más cariño, como que parece que él me entiende más que La que me da de comer y El que ya me pela, nunca me regaña y sólo se ríe conmigo. Creo que entre nosotros se está formando una especie de correa suave pero irrompible, que nos une fuertemente sin sofocarnos ni lastimarnos el cuello. Se siente bien. ¡Woof!

Comentarios

MÁS EN ÉCHAME EL PERRO

NOTICIAS

¿LOS PERROS SABEN LO QUE PIENSAS?

No exactamente, pero sí andan a las vivas para tratar de descifrar qué es lo que quieres decir con las señales de comunicación físicas y verbales que expresas. Un grupo de científicos, bajo la dirección de József Topál del Instituto de Investigación Psicológica de la Academia Húngara de Ciencias, descubrió que los perros tienen un […]

Leer más »

LADRO, LUEGO EXISTO

MADRE SOY

Casi no recuerdo a mi mamá, estuve muy poco tiempo con ella. La que me da de comer ha sido mi figura materna desde entonces y, por obvios motivos, la comunicación no siempre es la más fluida entre nosotros pero el amor que sentimos la una por la otra nunca se presta a malentendidos. Sin […]

Leer más »

EL DIVÁN DEL CAN

PALETAS DE HIELO PARA PERRO

¡Hola Diván! ¿Me pueden ayudar con una receta de paletas heladas para perro? Como saben ha hecho mucho calor, y mi pobre perrito sufre de ello. Pero entre tanta información de los alimentos que no debe comer un can, no me atrevo a hacerlas. Gracias. Andrea Morachis

Leer más »

RAZAS

EL PAPILLÓN

Este hermoso can, también conocido como spaniel continental miniatura y del que se tiene registro desde el siglo XIV, fue el perro faldero favorito de la realeza de Francia (de donde se cree que es originario), Bélgica y España durante siglos. Es un inteligente, vivaz, extrovertido y gracioso perro pequeño (con una altura a la […]

Leer más »