LADRO, LUEGO EXISTO

Pobre Bruno, apenas hoy se atrevió a asomar la cabeza de debajo de la cama, han sido días muy difíciles para él. Primero, La que me da de comer y El que ya me pela nos treparon de nueva cuenta en la lata con ruedas rodeados de maletas y artículos que supuestamente son imprescindibles para la supervivencia del Cachorro (no entiendo por qué, pues no veo que los utilice jamás).

El camino fue largo y muy cansado, yo empecé el viaje con mi entusiasmo de siempre, pero conforme pasaba el tiempo mi energía iba en franco descenso. Y qué decir de Bruno, se mareó, vomitó, se volvió a marear y volvió a vomitar tantas veces que perdí la cuenta. Estaba tratando de dormir una siesta cuando, entre el olor nauseabundo del aliento de Bruno, llegó a mi naricita un aroma familiar: ¡estábamos cerca de la cueva del bosque!

Comencé a brincar por todos lados, ¡qué emoción! Apenas íbamos acercándonos a la cueva cuando vi correr a Arak hacía nuestra lata con ruedas y brincar alrededor de ella, mi corazón empezó a latir a mil por hora y mis ladridos obligaron a El que ya me pela a detener la marcha y abrirme la puerta para reencontrarme con mi gran amigo. Corrimos y jugamos juntos un largo rato, yo le conté mis aventuras en mi nueva cueva y sus alrededores y él me platicó que uno de sus humanos había dejado la manada y ahora vivía sólo con su humana, por lo que se habían mudado permanentemente a la cueva vecina.

En eso estábamos cuando de repente se escuchó un estruendo fuertísimo acompañado de un olor a humo ácido muy penetrante y desconocido para mí. Me asusté muchísimo y me eche a correr rumbo a la cueva, pero sin saber a ciencia cierta si iba por el camino correcto. Afortunadamente Arak fue tras de mí y al alcanzarme me tranquilizó explicándome que por algún extraño motivo, cuando los humanos festejan algo provocan esos sonidos y aromas tan desagradables. Hay conductas de los humanos que me parecen francamente inexplicables, pero aun así los amo, nadie es perfecto.

Seguí a Arak hasta nuestras cuevas y me refugié en la mía para ponerme a salvo de esos ruidos horribles. No funcionó pues se seguían escuchando, pero me reconfortó recibir los mimos de El que ya me pela que sólo observaba cómo La que me da de comer trataba de calmar a Bruno que estaba aterrado debajo de la cama con la certeza de que el fin del mundo había llegado. Por más que traté de explicarle lo que me dijo Arak, no hubo poder humano ni perruno que lo hiciera salir de ahí.

La que me da de comer le llevó agua y croquetas y se las puso debajo de la cama, pero Bruno permaneció agazapado en un rincón y se negó a comer y beber (él también tiene conductas inexplicables). El asunto de los estruendos se incrementó y no paró en toda la noche. Pobre de mi hermano, la pasó fatal, además de que se perdió de una cena deliciosa y muchas golosinas que mis humanos compartieron conmigo mientras me ladraban muy contentos: “¡Feliz Año nuevo, Dorotea hermosa!”.

No entendí nada, pero mientras me abrazaban y acariciaban, agradecí a la vida por tener una manada que me protege y hace sentir segura en medio de cualquier estruendo y peligro. Ojalá Bruno lo tuviera tan claro y pudiera disfrutar de estos momentos… Claro, mientras no implique disminuir mi porción de sobritas que tanto me gustan.

Comentarios

MÁS EN ÉCHAME EL PERRO

NOTICIAS

EL ORIGEN DE LA AMISTAD ENTRE PERROS Y HUMANOS

Una nueva investigación internacional, liderada por científicos de la Universidad de Oxford ha situado de forma paralela la relación entre el ser humano y el perro dando la razón a que el origen de la amistad entre perros y humanos comenzó a la vez en el este y oeste de Eurasia a partir de dos poblaciones separadas […]

Leer más »

LADRO, LUEGO EXISTO

MADRE SOY

Casi no recuerdo a mi mamá, estuve muy poco tiempo con ella. La que me da de comer ha sido mi figura materna desde entonces y, por obvios motivos, la comunicación no siempre es la más fluida entre nosotros pero el amor que sentimos la una por la otra nunca se presta a malentendidos. Sin […]

Leer más »

EL DIVÁN DEL CAN

PALETAS DE HIELO PARA PERRO

¡Hola Diván! ¿Me pueden ayudar con una receta de paletas heladas para perro? Como saben ha hecho mucho calor, y mi pobre perrito sufre de ello. Pero entre tanta información de los alimentos que no debe comer un can, no me atrevo a hacerlas. Gracias. Andrea Morachis

Leer más »

RAZAS

EL PASTOR AUSTRALIANO

Contrario a lo que pudiera creerse, esta raza se desarrolló como la conocemos actualmente en Estados Unidos. Alrededor de 1800 llegaron a ese país unos perros pastores ovejeros de la región vasca procedentes de Australia, los cuales tuvieron gran éxito en las granjas y ranchos norteamericanos, pues igual podían ayudar a conducir al ganado que […]

Leer más »