LADRO, LUEGO EXISTO

Es oficial. La que me da de comer afirma que traigo unos cachorritos en mi panza. Cuando me lo dijo me confundí muchísimo, pues yo no recuerdo haberme comido ningún perrito jamás, no sé de qué manera los pequeños lograron colarse dentro de mí ni cómo es que mi humana tiene la certeza de que ahí están, y mucho menos me imagino cómo respiran y si piensan salir algún día.

La cosa es que a cada rato soba mi pancita y me pregunta: “¿Cómo están tus bebés?”. Yo me pongo feliz y me echo sobre mi lomo para recibir los mimos, aunque cada vez me resulta más difícil porque mis carnes se están expandiendo a una velocidad inimaginable.

He tratado de seguir con mi vida normal, pero siento todo el tiempo un calor infernal y me canso bastante más rápido cuando salimos a pasear o me pongo a perseguir lagartijas (¡no he cazado ni una últimamente!). Ya no es tan fácil subir escaleras, brincarle a las personas cuando llegan para saludarlas ni robarle sus juguetes a Bruno. Lo bueno es que me están dando más croquetas y un montón de sobritas deliciosas.

El otro día fuimos a visitar a una manada de amigos de mis humanos y Lolo, un pug muy simpático, me contó que su novia Fiona tuvo ocho cachorritos varios días después de que estuvieron juntos de vacaciones toda una semana. No me supo decir más, pero al parecer él tuvo algo que ver en el asunto porque sus humanos le dijeron que es el papá de los pequeñines. A lo mejor lo que me está pasando tiene relación con mi última visita a la cueva del bosque y con Arak… ¿Será?

La que me da de comer anda de un nervio: que si dónde van a nacer los perritos, que necesitamos una paridera donde quepamos todos, que si hay que darme comida especial, hacerme un ultra no sé qué y evitar que el Cachorro (el humano) se me suba o me dé sus característicos masajes a base de golpecitos. Ni cuando ella tenía su gran panza la vi tan preocupada.

Por lo pronto hoy iremos con el señor de la bata blanca y las inyecciones para que me revise. Ojalá mi humana también me llevara con Fiona para conocer a sus cachorros y que me diga cómo está la onda. He de confesarles que me siento un poco desconcertada, pero estoy tranquila, algo me dice que seguro sabré qué hacer cuando llegue el momento. Pero… Y ya que estén afuera, ¿qué? ¡Gulp!

Comentarios

MÁS EN ÉCHAME EL PERRO

NOTICIAS

DECIRLES ADIÓS

Los humanos enfrentamos la muerte de la gente que amamos a través de rituales que nos permiten vivir el duelo y continuar con nuestra vida a pesar de la pérdida. Sin embargo, cuando quien se va es nuestro can, no encontramos la misma empatía en la sociedad a pesar de que los perros pueden llegar […]

Leer más »

LADRO, LUEGO EXISTO

MADRE SOY

Casi no recuerdo a mi mamá, estuve muy poco tiempo con ella. La que me da de comer ha sido mi figura materna desde entonces y, por obvios motivos, la comunicación no siempre es la más fluida entre nosotros pero el amor que sentimos la una por la otra nunca se presta a malentendidos. Sin […]

Leer más »

EL DIVÁN DEL CAN

PALETAS DE HIELO PARA PERRO

¡Hola Diván! ¿Me pueden ayudar con una receta de paletas heladas para perro? Como saben ha hecho mucho calor, y mi pobre perrito sufre de ello. Pero entre tanta información de los alimentos que no debe comer un can, no me atrevo a hacerlas. Gracias. Andrea Morachis

Leer más »

RAZAS

EL PASTOR AUSTRALIANO

Contrario a lo que pudiera creerse, esta raza se desarrolló como la conocemos actualmente en Estados Unidos. Alrededor de 1800 llegaron a ese país unos perros pastores ovejeros de la región vasca procedentes de Australia, los cuales tuvieron gran éxito en las granjas y ranchos norteamericanos, pues igual podían ayudar a conducir al ganado que […]

Leer más »