LADRO, LUEGO EXISTO

No van a creer lo que encontré en mi última exploración por el arroyo. Estaba yo jugando con el agua cuando escuché un agudo y hambriento chillido. Me acerqué para ver qué animal producía ese familiar sonido y descubrí a unos diminutos y tiernos cachorros dentro de una minicueva. Había dos blancos, uno negro y dos tricolores. Se veían tan hermosos y tan desvalidos ahí, solitos (me recordaron tanto a mis gatitos).

Estaba a punto de correr a avisarle a El que ya me pela de mi hallazgo para proceder al rescate de los pequeños, cuando escuché un furioso ladrido y vi a una perrita flaca y negra corriendo hacia mí. Me alejé para evitar su embestida, no tenía ganas de pelear y sabía que la intención de su ataque era únicamente proteger a sus cachorros. Sus ladridos seguían escuchándose todavía cuando regresé con mi manada.

No podía dejar de pensar en la perrita y sus cachorros. ¿Por qué estaban a la intemperie? ¿No tenían manada? Bruno la conocía bien, me contó que se llama La Negra y que su humano, un hombre que vivía arroyo arriba, había desmantelado su cueva de madera y se había ido con todos sus canes (al parecer era una gran manada), dejándola atrás. La Negra estaba devastada y confundida, y desde entonces no confiaba en nadie, pasaba todo el día escondida por el arroyo y vivía de la basura o de algún animal que llegaba a cazar.

Me dio mucha tristeza saber que La Negra vivía así: sola y temerosa, víctima del maltrato de su humano. Porque el abandono también es maltrato.

A los pocos días llegó una lata con ruedas blanca y maloliente (era como si todos los perros del mundo hubieran defecado y sangrado dentro de ella). Unos hombres bajaron al arroyo con unos palos extraños que tenían un cable al final. En cuanto los vio, La que me da de comer salió corriendo de la cueva. Habló con ellos y trató de alejarlos, pero al parecer tenían muy claro su objetivo: llevarse a La Negra y a sus pequeños.

Fue horrible. Sólo se escucharon los gritos de mi humana, de los hombres y los ladridos y mordidas de La Negra. Trataron de atraparla pero La que me da de comer se interpuso entre la perrita y los hombres con el palo con alambre, lo que le dio tiempo de huir. Lo que mi humana no pudo evitar fue que se llevaran a los cachorros quién sabe a dónde.

Cuando El que ya me pela regresó por la noche nos encontró a los tres muy tristes. Después de que La que ya me pela le contó lo que pasó, un silencio se apoderó de toda la cueva. Lo único que pudo romperlo fue el llanto de nuestro Cachorro que despertaba de una siesta reclamando su leche.

Mis humanos dicen que los cachorros de La Negra tiene alguna esperanza de ser adoptados y vivir, pero que a ella seguro la hubieran sacrificado por su carácter. ¿Por qué harán eso los hombres de los palos con alambre? ¿Quiénes son para decidir qué perros viven y cuáles mueren?

Por ahí sigue La Negra. Parece muy enojada y agresiva, pero yo sé que en realidad está muy triste por la partida de sus cachorros. Nunca se acerca a nadie. Cuando llueve se refugia en la puerta de nuestra cueva y a veces La que me da de comer junto con otros vecinos baja al arroyo a llevarle unas croquetas. Es la única ocasión en la que me da gusto compartir mi comida, ojalá también pudiéramos compartirle la suerte de tener una manada llena de amor.

Comentarios

MÁS EN ÉCHAME EL PERRO

NOTICIAS

CONOCE LA GALERÍA DE DEAN RUSSO, UN PINTOR AMANTE DE LOS PERROS

Dean Russo nació y creció en Brooklyn, Nueva York; donde actualmente trabaja y vive. Estudió Diseño Gráfico y Bellas Artes en Pratt Institute y The School of Visual Arts en la ciudad de Nueva York. Siendo un verdadero amante de los animales, Dean empezó su carrera creando conmovedores retratos de animales con su estilo propio […]

Leer más »

LADRO, LUEGO EXISTO

MADRE SOY

Casi no recuerdo a mi mamá, estuve muy poco tiempo con ella. La que me da de comer ha sido mi figura materna desde entonces y, por obvios motivos, la comunicación no siempre es la más fluida entre nosotros pero el amor que sentimos la una por la otra nunca se presta a malentendidos. Sin […]

Leer más »

EL DIVÁN DEL CAN

PALETAS DE HIELO PARA PERRO

¡Hola Diván! ¿Me pueden ayudar con una receta de paletas heladas para perro? Como saben ha hecho mucho calor, y mi pobre perrito sufre de ello. Pero entre tanta información de los alimentos que no debe comer un can, no me atrevo a hacerlas. Gracias. Andrea Morachis

Leer más »

RAZAS

EL PAPILLÓN

Este hermoso can, también conocido como spaniel continental miniatura y del que se tiene registro desde el siglo XIV, fue el perro faldero favorito de la realeza de Francia (de donde se cree que es originario), Bélgica y España durante siglos. Es un inteligente, vivaz, extrovertido y gracioso perro pequeño (con una altura a la […]

Leer más »