LADRO, LUEGO EXISTO

Ya estamos de regreso en el cálido terruño donde se asienta nuestra cueva. A pesar de que me divierto muchísimo en la cueva del bosque y ahí está el guapísimo de Arak, ya tenía ganas de volver, no sólo porque aquí no se me congelan las patitas por el inclemente frío, sino porque este es el hogar de la manada, el lugar donde nos sentimos felices y seguros.

Y es que he descubierto que hay peligros fuera de mi cueva que no había imaginado antes, como las latas con ruedas. Hasta hace poco creía que eran animales amigables que nos transportaban en su interior de un lugar a otro y permitían pacientemente que los machos orinaran en sus llantas, pero me he dado cuenta de la manera más cruda que no siempre es así.

El otro día salimos a pasear con El que ya me pela como todas las mañanas. Exploramos los alrededores libremente y Bruno se lleno de unas bolitas con espinas que La que me da de comer le quita cuidadosamente al llegar a la cueva. Cuando íbamos de regreso, Bruno se emocionó mucho porque vio que Cuquis, una caniche vecina que le robó el corazón, andaba rondando por ahí. Se acercó a ella, se olfatearon y jugaron un buen rato, hasta que la humana de Cuquis se despidió de todos nosotros y se metió en su lata con ruedas junto con su otro humano.

Apenas habían avanzado un poco cuando Cuquis divisó a una ardilla bajando de un árbol, se zafó de los brazos de su humana para intentar perseguirla, brincó de la lata en movimiento, cayó mal y fue aplastada por una de las ruedas. Se oyó un fuerte chillido y luego un silencio profundo. La lata se detuvo y nosotros corrimos para tratar de ayudar a Cuquis, pero por más que Bruno la movía con su hocico, no reaccionaba a pesar de que tenía la mirada inmóvil clavada en él.

La humana de Cuquis no paraba de llorar, tomó a la flácida caniche en sus brazos y la metió en la lata para llevarla con el señor de la bata blanca y los piquetes. Ella y su otro humano regresaron al poco rato devastados: al parecer nunca más volveremos a ver a Cuquis.

Todos los perros de los alrededores estamos muy tristes, pero Bruno es el que está más afectado: no quiere comer ni salir a pasear, sólo deja que La que me da de comer lo mime de vez en cuando. Pero lo peor de todo es que ahora odia con todo su ser a las latas con ruedas, nada más ve una, esté en movimiento o no, y se le lanza a ladrarle y tratar de morderla.

La que me da de comer y El que ya me pela están muy preocupados, pues dicen que si no se le quita esa fobia no podrá salir a pasear sin correa. Yo no sé cómo ayudar a mi hermano a superar la pérdida de su enamorada, espero que si dejo de molestarlo tanto como antes, le cedo mi camita y lo acicalo pueda hacerlo sentirse mejor. Porque se habrá ido Cuquis, pero nos tiene a todos nosotros para acompañarlo en su dolor.

Comentarios

MÁS EN ÉCHAME EL PERRO

NOTICIAS

RECHINANDO DE LIMPIO

¿Has pasado por la experiencia de bañar a tu perro y acabar todo mojado y arañado, mientras ella o él corre a sacudirse y revolcarse en la tierra justo cuando acabas de terminar? Pensando en dar fin a este tipo de faenas, una empresa vasca en la ciudad española de Vitoria-Gasteiz ha abierto un novedoso […]

Leer más »

LADRO, LUEGO EXISTO

MADRE SOY

Casi no recuerdo a mi mamá, estuve muy poco tiempo con ella. La que me da de comer ha sido mi figura materna desde entonces y, por obvios motivos, la comunicación no siempre es la más fluida entre nosotros pero el amor que sentimos la una por la otra nunca se presta a malentendidos. Sin […]

Leer más »

EL DIVÁN DEL CAN

PALETAS DE HIELO PARA PERRO

¡Hola Diván! ¿Me pueden ayudar con una receta de paletas heladas para perro? Como saben ha hecho mucho calor, y mi pobre perrito sufre de ello. Pero entre tanta información de los alimentos que no debe comer un can, no me atrevo a hacerlas. Gracias. Andrea Morachis

Leer más »

RAZAS

EL PAPILLÓN

Este hermoso can, también conocido como spaniel continental miniatura y del que se tiene registro desde el siglo XIV, fue el perro faldero favorito de la realeza de Francia (de donde se cree que es originario), Bélgica y España durante siglos. Es un inteligente, vivaz, extrovertido y gracioso perro pequeño (con una altura a la […]

Leer más »