LADRO, LUEGO EXISTO

Casi no recuerdo a mi mamá, estuve muy poco tiempo con ella. La que me da de comer ha sido mi figura materna desde entonces y, por obvios motivos, la comunicación no siempre es la más fluida entre nosotros pero el amor que sentimos la una por la otra nunca se presta a malentendidos.

Sin embargo, desde que me convertí en madre de Bolo me ha entrado una especie de nostalgia. Me pregunto qué hubiera sido de mí si me hubiera quedado con mi manada original, mi madre, mis hermanos… ¿Cómo sería mi vida ahora?

No me malinterpreten, adoro a mi manada humana y no hay otro lugar en el mundo en el que me gustaría estar, pero verán: para Bolo yo soy el centro del universo, ama a nuestros humanos, pero yo soy su líder, su ejemplo, su todo. Nada más nos separan un momento y los dos sufrimos como penitentes. Su atención, su corazón, sus juegos, todo él gravita alrededor de mí.

Creí que no había amor más grande que el que le tengo a La que me da de comer pero me equivoqué. Lo que siento por Bolo y lo que él siente por mí es más grande que toda emoción que hubiera conocido o imaginado.

Lo bueno es que La que me da de comer lo entiende perfectamente y no se pone nada celosa, al contrario, alienta nuestro cariño y unión. Tan solo hace unos días me organizó una fiestecita por el Día de las madres. Me preparo un delicioso pastel de zanahoria y le compró a Bolo un huesote de carnaza para que me lo regalara (claro que me costó mucho trabajo quitárselo, por más que le explicaban que era
para mí nada más no lo soltaba).

Estuvimos muy contentos jugando un rato y el Cachorro le pegó con un palo a una figura de cartón que dentro tenía muchos huesitos para nosotros y otros dulces para él.

Después, mientras el Cachorro y Bolo jugaban en el jardín con el agua de una regadera y se divertían de lo lindo, yo me senté al lado de mi humana a contemplar a nuestros críos. 

Me acarició por un largo rato mientras las dos compartíamos el deleite de ver a nuestros críos felices, al tiempo que las dos nos sumíamos en el éxtasis maternal. Las mamás sabrán muy bien a qué me refiero. ¡Woof!

Comentarios

MÁS EN ÉCHAME EL PERRO

NOTICIAS

¿CÓMO HACER UNA SILLA DE RUEDAS PARA PERRITOS MINUSVÁLIDOS?

Las opciones para hacer algo así son muchas: metal, plástico, madera. Lo que sepan manejar con comodidad. En mi caso elegí PVC, ya que los tubos de este material se consiguen con facilidad en cualquier ferretería. Vamos a necesitar lo siguiente: Materiales: Caño de 1,5 ” (pulgada y media) de PVC para desagüe. Con una […]

Leer más »

LADRO, LUEGO EXISTO

MADRE SOY

Casi no recuerdo a mi mamá, estuve muy poco tiempo con ella. La que me da de comer ha sido mi figura materna desde entonces y, por obvios motivos, la comunicación no siempre es la más fluida entre nosotros pero el amor que sentimos la una por la otra nunca se presta a malentendidos. Sin […]

Leer más »

EL DIVÁN DEL CAN

PALETAS DE HIELO PARA PERRO

¡Hola Diván! ¿Me pueden ayudar con una receta de paletas heladas para perro? Como saben ha hecho mucho calor, y mi pobre perrito sufre de ello. Pero entre tanta información de los alimentos que no debe comer un can, no me atrevo a hacerlas. Gracias. Andrea Morachis

Leer más »

RAZAS

EL PERRO BASENJI

El basenji o perro del Congo es un raza de origen africano muy particular, que se distingue porque no ladra y en su lugar emite un peculiar canto que es una combinación de risa ahogada y canto con cambios repentinos del tono natural de falsete. Es un perro mediano (con una altura a la cruz […]

Leer más »