LADRO, LUEGO EXISTO

Nada más no me hallo. Me duele todo el cuerpo, es una sensación muy extraña, como si mi cuerpo estuviera lleno de agua, no sé ya ni cómo acomodarme para no sentirme tan incómoda.

Pero eso no es todo, ando de un chipil que ni yo me aguanto. Bruno tan insensible como siempre, no me deja en paz: me muerde las patitas, quiere jugar todo el tiempo y se me encima de una forma muy insistente y molesta. La verdad es que el otro día colmó mi paciencia y casi le doy una mordida. Dice El que ya me pela que no hay problema de que estemos juntos porque Bruno está castrado, pero yo difiero, preferiría que lo alejaran de mí en estos momentos en los que sólo quiero estar cerca de mis humanos y sus mimos.

Lo peor es que me tienen confinada en el jardín (no he salido a pasear en días, ¡auuuuú!). Al parecer a La que me da de comer y a El que ya me pela no les gusta que la sustancia roja que sale de mi cuerpo manche el piso (aunque dicen que ya era hora de que pasara, porque me había tardado). Yo intento limpiarla siempre, pero algunas veces se me va la onda. He de reconocer que mi humana siempre tan amorosa dedica una buena parte de su tiempo a acompañarme, hablarme y darme mimos y masajes reconfortantes, creo que desde que nació el Cachorro no sentía su corazón tan cerca del mío.

Pero no puede estar todo el día conmigo, así que aquí estoy ahora, triste y malhumorada con la compañía ocasional de mi hermano que no hace más que enfadarme. Para colmo me debo fletar los aullidos de Poncho, Lucky y demás perros que convergen en las afueras de la cueva. Por algún extraño motivo me entran muchas ganas de ver a Arak, él sí que me entiende y seguro sabría cómo tratarme en estos difíciles y confusos momentos.

Este estado mío ha provocado que La que me da de comer y El que ya me pela hablen sobre la posibilidad de que yo sea mamá. Él dice que para mi próximo celo debieran darme la oportunidad de realizarme y tener cachorros, que seguro me pondría muy feliz como cuando cuide de los gatitos (¡ay, mis mininos tan lindos, ¿se acuerdan de ellos?). Ella dice que lo mejor sería esterilizarme para no traer más perritos inocentes a este cruel mundo.

¡Ja! ¿Pueden creerlo? ¡Pero si soy tan joven para andar pensando en esas cosas! Por el momento a mí lo único que me interesa es dejar de sentirme tan miserable y poder salir de nuevo a explorar el mundo y comer mucho jamón y pasto. Los cachorros pueden esperar… Aunque sería lindo que mis bebés y el Cachorro crecieran juntos, ¿se imaginan? Ahí sí que Bruno no tendría ni dónde esconderse, ¡jo, jo, jo! Qué dulce es la venganza, aunque sea en la imaginación…

Comentarios

MÁS EN ÉCHAME EL PERRO

NOTICIAS

EFECTOS POSITIVOS DE TENER UNA MASCOTA

Seguramente has escuchado que tener un animal de compañía en casa es favorable para tu salud, pero ¿cuáles son estos beneficios? Nosotros te los explicamos: Evitan el sentimiento de soledad. Puede que nuestro perro no hable, pero el dueño sabe con total certeza, que no está solo en casa y que tiene compañía; y así el humano se siente más seguro de […]

Leer más »

LADRO, LUEGO EXISTO

MADRE SOY

Casi no recuerdo a mi mamá, estuve muy poco tiempo con ella. La que me da de comer ha sido mi figura materna desde entonces y, por obvios motivos, la comunicación no siempre es la más fluida entre nosotros pero el amor que sentimos la una por la otra nunca se presta a malentendidos. Sin […]

Leer más »

EL DIVÁN DEL CAN

PALETAS DE HIELO PARA PERRO

¡Hola Diván! ¿Me pueden ayudar con una receta de paletas heladas para perro? Como saben ha hecho mucho calor, y mi pobre perrito sufre de ello. Pero entre tanta información de los alimentos que no debe comer un can, no me atrevo a hacerlas. Gracias. Andrea Morachis

Leer más »

RAZAS

EL PERRO DOGO DEL TÍBET

También conocido como Mastín Alemán es una raza originaria del Tíbet, es considerada como la raza de donde derivaron todas las razas de montaña grandes y de todos los mastines. En la antigüedad, según testimonios Dogo del Tíbet era empleado por los asirios como perro de guerra y para la custodia de los prisioneros. En […]

Leer más »