LADRO, LUEGO EXISTO

Por fortuna, El que ya me pela y yo aún no hemos empezado nuestro entrenamiento, ya que La que me da de comer está buscando un encantador de perros que de verdad se parezca a Cesar Millán, pues dice que no quiere que nos vuelva a pasar lo mismo que con el encantador de perros región cuatro (¿se referirá a mis trucos para que él pensara que ya me había sometido?).

En fin, que por lo pronto las cosas han vuelto a la normalidad y todos estamos viviendo una calma rutinaria que nos tiene muy tranquilos… Bueno, con excepción de que ahora me tengo que fletar que me saquen con correa, sin la compañía de Bruno (dicen que nos portamos mal juntos) y de plano no me abren la puerta si les ladro aunque sea tantito, pero ya que me porto bien un rato me dan chance de correr libre y explorar por el arroyo.

Claro que aceptar estas nuevas reglas me llevo un tiempo, al grado que dos días no salí porque me puse un poco punk. Por eso me sorprendí mucho cuando al pisar la calle percibí un aroma canino nuevo que provenía de la casa de los humanos de Cuquis (Qepd). Me apresuré a averiguar quién era la dueña de ese olor (creo que a El que ya me pela no le gustó nada que lo jaloneara hasta allá, ¡ups!), pero por más que trataba de asomarme por la reja de la cueva vecina no veía nada.

El que ya me pela me alejó de ahí y continuamos con nuestro paseo. De regreso percibí el aroma con más intensidad y por fin pude ver a quién pertenecía: ¡a una diminuta y tiernísima beagle! Estaba en brazos de la humana de Cuquis. Yo quise acercarme, pero al parecer a la mujer no le pareció buena idea que me trepara en ella.

Me senté a observar a la cachorra adormilada mientras la humana nos contaba que la pequeñina se llama Sandy y se la habían regalado sus hijos para ayudarla a superar la muerte de la buena Cuquis. No sé por qué, pero noté un tono extraño en su voz, como si sintiera que al amar a Sandy estuviera traicionando a Cuquis. Nos despedimos y volvimos a la cueva.

No pude evitar pensar que si yo llegara a estirar la pata y sacar la lengua, a mí no me gustaría que La que me da de comer o El que ya me pelan se sintieran tan tristes como la humana de Cuquis y Sandy. A mí lo que más me importa en la vida es que mi manada sea feliz, que esté protegida y si eso implica la llegada de una nueva cachorra cuando yo no esté, qué mejor. Así sabré que a pesar de mis irreverencias y rebeldías me amaron con toda su alma y logré transformar su corazón en una guarida peluda, abierta y entregada a los canes del mundo.

Por lo pronto, la humana de Cuquis está haciendo un esfuerzo muy grande por ser la mamá de Sandy y la cachorrilla se ve feliz. Claro que no quiere dormir en su camita y todas las noches se escuchan sus aullidos… pero hay que entenderla, no es tan fácil integrarse a las manadas humanas. La próxima vez que pase por su casa le daré algunos tips, siempre ayuda saber que tienes una amiga que te dé la pata.

Comentarios

MÁS EN ÉCHAME EL PERRO

NOTICIAS

UN DÍA DE PELOS BJ EN LA POSTAL

Amigos animaleros en CDMX, nos complace informarles que este 31 de julio, habrá un evento para perros y gatos. Es un evento organizado por la Protectora Animal en la delegación Benito Juárez: Lugar: Parque Miguel Alemán, en la delegación Benito Juárez. Dirección: Andalucia y Castilla Col. Postal, 03410 Benito Juarez, Distrito Federal, Mexico. Fecha: Domingo, 31 de julio 2016. […]

Leer más »

LADRO, LUEGO EXISTO

MADRE SOY

Casi no recuerdo a mi mamá, estuve muy poco tiempo con ella. La que me da de comer ha sido mi figura materna desde entonces y, por obvios motivos, la comunicación no siempre es la más fluida entre nosotros pero el amor que sentimos la una por la otra nunca se presta a malentendidos. Sin […]

Leer más »

EL DIVÁN DEL CAN

PALETAS DE HIELO PARA PERRO

¡Hola Diván! ¿Me pueden ayudar con una receta de paletas heladas para perro? Como saben ha hecho mucho calor, y mi pobre perrito sufre de ello. Pero entre tanta información de los alimentos que no debe comer un can, no me atrevo a hacerlas. Gracias. Andrea Morachis

Leer más »

RAZAS

EL PERRO DOGO DEL TÍBET

También conocido como Mastín Alemán es una raza originaria del Tíbet, es considerada como la raza de donde derivaron todas las razas de montaña grandes y de todos los mastines. En la antigüedad, según testimonios Dogo del Tíbet era empleado por los asirios como perro de guerra y para la custodia de los prisioneros. En […]

Leer más »