LADRO, LUEGO EXISTO

En el mar todo es felicidad

Hoy fue uno de los días más felices de mi vida. Ya me hacía falta una experiencia novedosa que me revitalizara, porque la verdad después del accidente de Bruno y la triste partida de los cachorros de la Negra andaba algo malhumorada. La que me da de comer y El que ya me pela nos […]

Leer más »

Amor, amor, amor…

Ahora sí agradecí eso del celo, porque mis humanos me iban a dejar en la pensión mientras ellos se iban a la cueva del bosque, pero no sé por qué La que me da de comer dijo que ni loca me dejaba sin vigilancia entre tanto perro. El caso es que encargaron a Bruno con […]

Leer más »

Juego rudo

Dice La que me da de comer que hay que hacerle una limpia a Bruno. No sé en qué puede ayudarle a mi hermano la higiene para no sufrir tantos percances, pero le urge que le caiga un poco de buena suerte. El último accidente que tuvo me asustó mucho, creí que no iba a […]

Leer más »

¡Garrapatas!

Los perros de la manada fuimos atacados por unos ingratos animalitos planos que chupan sangre y se ponen gordos gordos después. Dice el señor de la bata blanca que es por el calor que estos seres despreciables aparecen en los alrededores de las cuevas y se nos suben cuando vamos a pasear, pues viven acechando […]

Leer más »

Niño perro

Entrenar a un cachorro humano no es nada fácil, son demasiado obstinados y de repente estallan en llantos incontrolables o en risas eufóricas ante la menor provocación. ¡Uy! Y ni se te ocurra ponerle un estate quieto con una mordidita, porque se arma un drama de proporciones inusitadas en la que una acaba regañada y […]

Leer más »

Crisis adolescente

Creo que la bipolaridad de La que me da de comer es contagiosa. No sé que me pasa en los últimos días que no sé bien a bien a quién hacerle caso o qué está permitido y qué no en la cueva. Estoy confundida y un tanto ansiosa, aun cuando todo marcha “bien” siento como […]

Leer más »

¡Fuego, fuego!

Mis paseos diarios ya no serán lo mismo. Ahora el panorama de los alrededores del arroyo es de desolación: no hay altos pastos en los cuales internarse ni iguanas tomando el sol que perseguir, los troncos de los árboles están negros e impera por todo el lugar un olor a salchicha ahumada (por supuesto no […]

Leer más »

Allá en el rancho grande…

¡Uff! La que me da de comer y El que ya me pela ahora sí que me llevaron a un viaje extremo. Bruno se quedó a cargo de la mamá de El que ya me pela, porque al parecer mis humanos consideraron que no podría lidiar con todo lo que nos esperaba. Y tuvieron razón. […]

Leer más »

Nueva vecina

Por fortuna, El que ya me pela y yo aún no hemos empezado nuestro entrenamiento, ya que La que me da de comer está buscando un encantador de perros que de verdad se parezca a Cesar Millán, pues dice que no quiere que nos vuelva a pasar lo mismo que con el encantador de perros […]

Leer más »

Cachorro en dos patas

Deberían ver al Cachorro, está tan divertido, jugar con él equivale a un paseo largo y de alto impacto. Atrás quedó ese bultito llorón y dormilón que no hacía gran cosa. Ahora se mueve sin parar, avienta juguetes, muerde, abraza, se trepa en mí, persigue a Bruno, explora rincones, agarra la comida con su manita, […]

Leer más »

Paseo que apacigua

Pasear. Creo que sólo el jamón y las croquetas me hacen más feliz que salir a recorrer el mundo con mis humanos, claro que pasear tiene la ventaja de ser un placer mucho más duradero que la comida (bueno, por lo menos en mi caso). Desde hace unos días, La que me da de comer […]

Leer más »

La Negra

No van a creer lo que encontré en mi última exploración por el arroyo. Estaba yo jugando con el agua cuando escuché un agudo y hambriento chillido. Me acerqué para ver qué animal producía ese familiar sonido y descubrí a unos diminutos y tiernos cachorros dentro de una minicueva. Había dos blancos, uno negro y […]

Leer más »