LADRO, LUEGO EXISTO

Nada funcionó, ni la carita de hambre, el llanto desolado, el brinco desesperado, el baile sentadita, la rascada de pierna, el ladrido lastimero, nada, todo fue en vano. La que me da de comer y El que no me pela decidieron irse de vacaciones, lo que significa salir de la cueva sin Bruno y sin mí. En mi corta vida no había sentido tanta pena desde que me separaron de mi mami y mis hermanitos. ¿Por qué tenían que irse? ¿Qué puede haber de maravilloso en un lugar al que no podemos ir todos juntos? ¿Volverán?

Bruno me dijo que me vaya acostumbrando porque a este par le gusta mucho salir de viaje. Ahora vamos rumbo a nuestras “vacaciones”, porque resulta que no podemos quedarnos solos en la cueva. Nos acompañan otros perros, cada uno va en su caja, dos de ellos ya vomitaron porque no soportaron el movimiento. Todos son nuevos, nadie sabe qué tal está el “resort canino” al que nos llevan, pero por el aspecto y la calidad del transporte, sospechamos que no es nada similar a lo que vimos en el sitio de internet (¿podremos presentar nuestra queja en la Profeco?).

Después de un viaje interminable y nauseabundo, por fin llegamos al “resort”. Salir de esa caja apestosa fue suficiente mejora. Nos bajaron, nos dieron chance de hacer pipí y nos llevaron a nuestras cuevas temporales. La cueva donde nos pusieron no es la gran cosa, pero está decente. Es un poco pequeña, no hay mucho espacio para jugar y correr, pero por lo menos hay dos camitas, agua suficiente y está Bruno (como él y yo somos hermanos adoptivos nos dejaron juntos), así que me divierto molestándolo y haciéndolo pasar corajes.

Cuando nos conocimos éramos del mismo tamaño, pero cada día lo veo más pequeño, como que yo me hago grandota y él no, lo cual es una gran ventaja a la hora de jugar a las luchitas.
Cuando ya nos estábamos aburriendo y acalorando, llego un sujeto y nos sacó a un jardín muy grande. ¡Había muchos perros con quienes jugar y una alberca para nadar! ¡Qué rico fue corretear un poco y sumergirme en el agua con este calorón! Yo me la pasé bomba, pero Bruno, que está bien amargado, se fue a recluir en un rincón. La dicha duró poco, porque a la media hora el mismo sujeto que nos había sacado fue por nosotros para encerrarnos otra vez. Yo traté de darme a la fuga pero fue en vano, él era muy hábil y me atrapó con facilidad: me ofreció unas ricas croquetas a las que no pude resistirme (nadar da hambre). La misma rutina se repitió por la tarde, nada más que ahora no nos dejaron meternos al agua.

Así transcurrieron los días de reclusión en el “resort”. Las noches fueron largas extrañando a La que me da de comer y hasta a El que no me pela. He de confesar que más de una vez temí nunca volver a verlos. Afortunadamente llegó el día en que nos subieron otra vez en esas cajas apestosas y nos llevaron de regreso a nuestra cueva. La que me da de comer ya estaba ahí, nos recibió muy contenta y con unas carnazas deliciosas. Hasta El que no me pela nos dio algunos mimos. La que me da de comer ya puso las foto de nuestras vacaciones en la entrada junto con las de ellos. No cabe duda que somos perros con suerte, aquí no habrá un gran jardín ni alberca, pero prefiero mil veces el amor que me da mi manada. Cueva dulce cueva.

Comentarios

MÁS EN ÉCHAME EL PERRO

NOTICIAS

PERROS BENÉFICOS PARA NIÑOS Y ANCIANOS

En un comunicado emitido por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el médico internista del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional Siglo XXI Fernando Laredo Sánchez declaró que tener una perro acarrea beneficios psicológicos y de salud, especialmente a los niños y a los ancianos. En los pequeños fomenta el desarrollo del sistema […]

Leer más »

LADRO, LUEGO EXISTO

MADRE SOY

Casi no recuerdo a mi mamá, estuve muy poco tiempo con ella. La que me da de comer ha sido mi figura materna desde entonces y, por obvios motivos, la comunicación no siempre es la más fluida entre nosotros pero el amor que sentimos la una por la otra nunca se presta a malentendidos. Sin […]

Leer más »

EL DIVÁN DEL CAN

PALETAS DE HIELO PARA PERRO

¡Hola Diván! ¿Me pueden ayudar con una receta de paletas heladas para perro? Como saben ha hecho mucho calor, y mi pobre perrito sufre de ello. Pero entre tanta información de los alimentos que no debe comer un can, no me atrevo a hacerlas. Gracias. Andrea Morachis

Leer más »

RAZAS

EL PAPILLÓN

Este hermoso can, también conocido como spaniel continental miniatura y del que se tiene registro desde el siglo XIV, fue el perro faldero favorito de la realeza de Francia (de donde se cree que es originario), Bélgica y España durante siglos. Es un inteligente, vivaz, extrovertido y gracioso perro pequeño (con una altura a la […]

Leer más »