LADRO, LUEGO EXISTO

Hoy fue un día de conmoción en la cueva, toda la manada está consternada y muy preocupada: Bruno está en el hospital. Sí, sé que muchas veces he deseado que no exista (sobre todo cuando tengo que compartirle el jamón y los mimos), pero a lo largo de estos meses juntos me he encariñado con él, tiene chispa el perrillo. Es muy neurótico, pero no es para menos, vivió mucho tiempo sin una manada que lo protegiera y una cueva donde comer rico y dormir. Por lo que me cuenta le pegaban mucho y tuvo que volverse rudo para defenderse de los bullies callejeros (humanos o caninos), ya que su tamaño y sus pelos parados no lo hacen el can más imponente (El que no me pela dice que es una combinación entre un chihuahua y un maltés).
Su vida cambió cuando un día le dieron un patadón loco y lo lastimaron mucho. Llovía a cántaros y no se podía mover, el pobrecito creyó que ya no la contaba, hasta que llegó La que me da de comer y lo rescató. Se encargó de que lo curaran y se lo llevó a su cueva con la promesa de que nunca lo abandonaría y lo haría muy feliz. Desde entonces la ama con locura (¡casi tanto como yo!).
Por algún extraño motivo, hoy El que no me pela nos sacó a pasear juntos. A mí me encanta salir con él porque es muuuuuucho más relajado que La que me da de comer, nos deja pasear sin correa y sólo se pone nervioso si Bruno hace de las suyas persiguiendo o mordiendo a alguien (humano o canino). Así son las cosas siempre con Bruno, no tiene conciencia de su tamaño, y como yo a veces lo dejo que me muerda las patitas al jugar a las luchitas, cree que puede meterse con perros más grandes que él. Pero hoy comprobó que no todos lo ven con ternurita cuando clava sus dientitos en sus carnes.
Ahí iba Bruno, caminando feliz cuando le ladra a un perrote de esos que acompañan a los policías, y ¡zaz!, que el animalón se enoja y lo muerde de regreso. No saben lo que sentí en ese momento, nunca antes lo había experimentado. Me entró una furia incontrolable, un deseo de destrozar a ese can que tenía al buen Bruno entre sus fauces. Corrí a atacar al perrote, pero en cuestión de segundos soltó a Bruno, que alcanzó a correr hacía la cueva mientras El que no me pela me impedía que me acercara al fulano abusivo ese a darle una probada de su propio chocolate.
Llegamos a la cueva y La que me da de comer lloraba mucho al ver a Bruno lleno de sangre. Yo quería lamerlo para curarlo pero no me dejaron. Se lo llevaron con el señor de la bata blanca y los piquetes para que lo curen de nuevo. Al parecer hay esperanzas, pues el perrote ese no lo mordió tan fuerte como pensamos.
De verdad deseo que Bruno se recupere, lo extraño mucho, la vida no sería tan divertida sin él (no me imagino a La que me da de comer o a El que no me pelan jugando a las luchitas conmigo o a perseguirnos de un lado a otro). No cabe duda de que Bruno es una parte importante de mi manada, lo quiero harto al canijo, no quiero vivir sin él, así que crucen las patas para que sobreviva y nos dure mucho más. ¡Woof!

Comentarios

MÁS EN ÉCHAME EL PERRO

NOTICIAS

DISPLASIA DE CADERA

Esta enfermedad degenerativa consiste en una formación anormal de la articulación coxofemural (de la cadera y el fémur), que afecta principalmente a perros de razas grandes, provocándoles mucho dolor y restricción del movimiento. La displasia de cadera suele ser hereditaria, pero otros factores favorecen su aparición, como una mala alimentación en el cachorro, que puede […]

Leer más »

LADRO, LUEGO EXISTO

MADRE SOY

Casi no recuerdo a mi mamá, estuve muy poco tiempo con ella. La que me da de comer ha sido mi figura materna desde entonces y, por obvios motivos, la comunicación no siempre es la más fluida entre nosotros pero el amor que sentimos la una por la otra nunca se presta a malentendidos. Sin […]

Leer más »

EL DIVÁN DEL CAN

PALETAS DE HIELO PARA PERRO

¡Hola Diván! ¿Me pueden ayudar con una receta de paletas heladas para perro? Como saben ha hecho mucho calor, y mi pobre perrito sufre de ello. Pero entre tanta información de los alimentos que no debe comer un can, no me atrevo a hacerlas. Gracias. Andrea Morachis

Leer más »

RAZAS

EL PERRO DOGO DEL TÍBET

También conocido como Mastín Alemán es una raza originaria del Tíbet, es considerada como la raza de donde derivaron todas las razas de montaña grandes y de todos los mastines. En la antigüedad, según testimonios Dogo del Tíbet era empleado por los asirios como perro de guerra y para la custodia de los prisioneros. En […]

Leer más »