LADRO, LUEGO EXISTO

No me puedo quejar. Mi manada es bastante aceptable, claro, tiene sus cosas, como todas las manadas, pero en términos generales está muy bien. Hasta ahora no somos muchos: está ella, La que me da de comer, luego está él, El que no me pela, (no sé por qué, pero los dos se llaman Amor), después está el neurótico de Bruno y, finalmente, yo, Dorotea.

Nuestra cueva está bien chida. No entra el agua ni el frío y hay mucho espacio para jugar… y muchos juguetes, aunque al parecer no todos son para mí (lo sospecho porque cuando agarro algunos me ladran mucho). En general, somos muy felices, La que me da de comer (no tanto como a mí me gustaría, pero en fin) me pasea, me rasca la panza, me mima y me acompaña casi todo el tiempo; Bruno me gruñe cada vez que quiero jugar con él, pero siempre termino convenciéndolo y nos perseguimos por toda la cueva, además, suele compartir sus croquetas conmigo, y El que no me pela, pues… no nos pela ni a mí ni a Bruno.

Mi amor por mi manada es incondicional, especialmente el que siento por La que me da de comer. No siempre es fácil, pues creo que es medio bipolar. Por ejemplo, el otro día me desperté antes que todos, así que me puse a explorar para no aburrirme. De repente llegue a un lugar donde mis patitas se hundían a cada paso y que olía muy bien, había un gran sillón que me proporcionaba la privacidad necesaria, así que pensé “¿por qué esperar al paseo matutino que ya se retrasó?”. No saben qué liberación. La ventaja de ser perro es que todo el mundo es un posible baño. Para mejorarlo todo, ¡descubrí que el sillón es muy útil para quitarme la comezón de los dientes!

En eso estaba yo, instalada en el sillón, muerde que muerde, gozando de la vida, cuando aparece La que me da de comer y empieza a ladrarme sin parar: “¿Qué hiciste?, mi alfombra, mi sillón, ¡perra mala!, ¿por qué no entiendes que aquí no? ¡Cochina, vas a ver!”. Entonces me agarró y empezó a pegar en el piso con una cosa muy ruidosa y me sacó de la casa. Yo me asusté mucho, ¿qué mosco le habrá picado?

Me quedé turbada mirándola a través de la puerta, y para acabarla de amolar, ¡se puso a preparar el desayuno sin mí! La cosa no quedo ahí, apareció Bruno bien campante dispuesto a comerse mi jamón. Había que actuar rápido, así que apliqué el chillidito agudo, el rasquido desesperado de puerta y, ya que La que me da de comer me volteó a ver, me quedé quietecita con carita de perro abandonado y ojo Remi. Técnica infalible. “¡Ay, mi Dorotea preciosa! No lo vuelvas a hacer, ¿ok?”. Mimo, abrazo y jamón, ¡yumi!

Ya que se le paso el coraje a Bruno de que le gané el jamón, me contó que La que me da de comer se pone así de punk de repente, sobre todo cuando recién te integras a la manada. Él tampoco lo entiende, pero estaremos atentos para encontrar los motivos y soluciones a estos episodios neuróticos que nos ponen tan nerviosos. Por lo pronto, veo que por ahí dejaron una rica pantufla… con su permiso, ¡es que la comezón de los dientes no me deja tranquila!

Comentarios

MÁS EN ÉCHAME EL PERRO

NOTICIAS

DORMIR CON PERROS MEJORA LA CALIDAD DEL SUEÑO

Muchas investigaciones ya han valorado los efectos positivos de convivir con una mascota. Compartimos una gran cantidad de cosas con nuestros fieles amigos, algunos incluso hasta la cama. Si bien esto para ciertas personas pueda resultar chocante, un reciente estudio llevado a cabo por el Centro del Sueño de la Clínica Mayo en Scottsdale, Arizona (EE.UU.), ha […]

Leer más »

LADRO, LUEGO EXISTO

MADRE SOY

Casi no recuerdo a mi mamá, estuve muy poco tiempo con ella. La que me da de comer ha sido mi figura materna desde entonces y, por obvios motivos, la comunicación no siempre es la más fluida entre nosotros pero el amor que sentimos la una por la otra nunca se presta a malentendidos. Sin […]

Leer más »

EL DIVÁN DEL CAN

PALETAS DE HIELO PARA PERRO

¡Hola Diván! ¿Me pueden ayudar con una receta de paletas heladas para perro? Como saben ha hecho mucho calor, y mi pobre perrito sufre de ello. Pero entre tanta información de los alimentos que no debe comer un can, no me atrevo a hacerlas. Gracias. Andrea Morachis

Leer más »

RAZAS

EL PAPILLÓN

Este hermoso can, también conocido como spaniel continental miniatura y del que se tiene registro desde el siglo XIV, fue el perro faldero favorito de la realeza de Francia (de donde se cree que es originario), Bélgica y España durante siglos. Es un inteligente, vivaz, extrovertido y gracioso perro pequeño (con una altura a la […]

Leer más »